Comics Crossover

series

En tan solo un par de meses, Los Simpsons han sido visitados por los personajes de Padre de Familia en un excelente episodio en el que se analiza el argumento de si Family Guy es solamente un plagio de Los Simpsons, y luego por los personajes de Futurama, un show del mismo creador Matt Groening, pero que fue cancelado por segunda vez el año pasado. A esta treta de los programas televisivos se le llama un “crossover” y tal como lo definiría Bart Simpson al escuchar el televisor promocionar el encuentro entre los supersónicos y los picapiedras, “Huelo otros crossover barato” en el primer crossover de la familia amarilla con “el crítico” Jay Sherman allá por 1995. Pues así como esa genial serie, yo mismo haré un crossover buscando publicitar mi nuevo blog, que parece necesitar un empujoncito.

Si bien es cierto, Life1sFast se encuentra lejos del “éxito” alcanzado por primer blog que corrió del 2007-2013 de forma intermitente y con temáticas y hasta idiomas variados. Aún así, al día de hoy, diegoardonsblog contabiliza más de 120 000 visitas. Sin embargo, se había vuelto muy revoltoso y mejor decidí apretar “RESET” y saltarme de plataforma, y pues, desde el año pasado que tengo este otro blog que parece mantener las desordenadas e intermitentes características de su antecesor. Y bueno, aunque me cueste mantenerme escribiendo en un solo blog, hace una semana que decidí que mi afición por los comics merecía un blog aparte (y hay un tercer blgo de ciencia en el horno). Así que si les gustan los comics, como escribo o un poco de cultura pop en general, los invito a que visiten el blog que lleva por nombre Written in Marvel, donde me estoy dedicando a escribir sobre las primeras apariciones de varios de los héroes favoritos, tanto de Marvel como de DC Comics.

Pues ya que este blog es de cultura en general, llámese libros, películas, series o a decir verdad, lo que se me dé la gana, pues he decidido revisitar Batman: The Animated Series, la serie de caricaturas de los 90s, que con 85 capítulos es uno de los más exitosos programas de superhéroes. Si bien es cierto que a penas voy por el capítulo 15, quiero destacar la serie pro la calidad general de cada uno de sus capítulos, y su habilidad para contar un arco completo de una historia con tan solo 20 minutos de limitación. Estos 15 episodios, los he visto en el orden que aparecen en el set de DVD, que es el orden en que fueron producidos y que no obedecen estrictamente una continuidad, dado que Robin aparece en el segundo capítulo “Christmas with the Joker”, pero inexplicablemente no aparece en ninguno del os otros 14 capítulos.

Muchos de estos primeros episodios sin embargo, obedecen un cierto orden, dado que varios representan las primeras apariciones y orígenes de varios villanos, los cuales suelen ser muy trabajados y presentan motivaciones que van más allá de solo sembrar el pánico y conquistar el mundo. Probablemente the Joker(también conocido como el Guasón), sea la única excepción, ya que este villano aparece 3 veces en estos 15 capítulos y su motivación principal parece ser en efect, causar terror y más que todo, poner a prueba los límites de tolerancia de Batman, casi invitandolo a acabar con su vida cada vez que lo enfrenta.

Antes de resaltar un par de capítulos, creo que debo de mencionar algunos que sin llegar a ser malos, resaltan por su carencia de antagonistas reconocidos, como ser el Rey de las Alcantarillas, un alocado personaje que esclaviza niños huérfanos, y el jefe Biggis, el gordo capataz de una construcción de una mina que esclaviza vagabundos. Otro capítulo curioso presenta una pandilla de Gangsters, y lo interesante de este capítulo es que se centra en el punto de vista, no del encapuchado superheroe, sino del cuerpo de policía que siempre trata de hacer su trabajo sin contar con la ayuda de Batman. Este capítulo es curioso, pues la idea sería retomada para una serie de comics que corrió en la década pasada titulada Gotham Central, y sobre la que seguramente leerán en Written in Marvel, pues me la han recomendado por ser de buena calidad.

crapvillains

Boss Biggis y el Rey de las Alcantarillas, probablemente no fueron las primeras opciones de Nolan.

 

Los productores y escritores de la serie presentan sus comentarios en ciertos capítulos, y resulta interesante escuchar como debieron remontarse al pasado de Batman y buscar en la galería de villanos, aquellos más aptos para sostener un programa de media hora con repetidas apariciones. Algunos fueron creados específicamente para la serie, siendo Harley Quinn, la asistente del Guasón la más memorable, y otros personajes como Clayface o Mr. Freeze fueron retrabajados y mejorados en sus historias. El caso de este último es bastante llamativo, pues pasó de ser un científico loco, a un villano atormentado por un amor perdido, y un accidente que únicamente dejó vivo su sentimiento de venganza. Freeze no es tan malo, en su capítulo inaugural, Heart of Ice, Batman únicamente interfiere en el camino del villano para vengarse del malvado empresario que ocasionó sus desgracias, y este pues únicamente quiere que el murciélago no se meta en el asunto. No es de extrañarse que Heart of Ice ganara un Emmy ese año a mejor guión en un programa animado.

Poison Ivy (también conocida como Hiedra Venenosa), la co-antogonista en la fatídica película Batman & Robin de 1997, la cual dio fin a la serie de 4 películas de Batman en los 90s, que comenzara con un doblete de Tim Burton, se presenta en uno de los primeros episodios, como la novia de Harvey Dent (aun lejos de convertirse en Two Face), quien piensa vengarse del político que permitió la construcción de una represa que acabó con la población única de una rosa salvaje endémica. Pamela Isley es en realidad una botánica empedernida, una activista extrema de Green Peace, y probablemente lo más cercano a un “super-villano” en la galería de enemigos de Batman. Finalmente, el capítulo que me gustaría resaltar, es el que presenta la transformación de Harvey Dent al villano Dos Caras, historia que se contó en dos capítulos consecutivos, y que permitió desarrollar fenomenalmente al personaje que pasa de ser un respetado político a un esquizofrénico maniático, que pierde la cabeza al más leve impulso, y finalmente, tras una tragedia, al desfigurado y vengativo villano Two Face. Lo interesante es que Dent venía siendo ilustrado desde capítulos anteriores, como un gran amigo de Bruce Wayne, y que al igual que en Heart of Ice, Two Face no es el verdadero villano, sino más bien los gangsters que lo chantajean y que lo llevan a su trágico cambio de vida.

Harvey tras la operación de reconstrucción facial.

Volviendo a las películas de los 90s, vale resaltar que el éxito alcanzado por la primera película de Batman diriga por Tim Burton y protagonizada por Michael Keaton y Jack Nicholson, que además tenía un ambiente oscuro tanto en paleta de colores, como en la temática de sus temas (muy diferente al cómico Batman de Adam West de los años 60s), permitió a los escritores de la serie entregar al público un programa de calidad, sin mayor censura a su creatividad. La serie finalmente daría origen a un universo animado que incluiría series de Superman, la Liga de la Justicia y Batman del Futuro (así como proyectos poco asociados, pero que ocurrían dentro del mismo universo, como ser Static Shock y Proyecto Zeta). Con los años, en varias ocasiones se ha buscado revivir a Batman para una serie animada, pero así como ha sucedido con Spiderman y los X-Men, sus versiones animadas de los 90s permanecen siendo las más duraderas. Con el enfoque de las compañías, tanto Marvel como DC en la pantalla grande, es probable que estas versiones animadas sigan siendo las definitivas por mucho tiempo.

Advertisements

Interstellar, un viaje espacial a través de los lentes de la física

interstellar

Sabía que este año había pasado rápido al momento que dejé el cine luego de haber visto Interstellar. Había leído sobre su concepción hace uno o dos años, enterandome de que Christopher Nolan era el director, y pues que sería un viaje “interestelar” a través de los lentes de la física. Luego vino el trailer, con la inquietante etiqueta de “a un año de ahora”, y esa sensación que deberían de dejar todos los trailers en la que sin saber nada de la película, nos deja deseando ver más.

Pero ¿qué pienso una vez tras haber visto la película? Bueno, creo que aún no he procesado completamente lo que vi. Soy un “hombre de ciencia” como lo hubiese dicho Jack Shepard, pero mi rollo es la biología, y aunque todos los seres vivos estén regidos por las leyes de la física, no me siento ni por cerca de llegar a comprender fenómenos como la materia oscura, otras dimensiones, el bosón de Higgs o los agujeros de gusano. Eso es algo que dejo para que otros mastiquen, y pues así parece que Christopher Nolan y su hermano se han tomado la tarea de hacerlo y entregarnoslo en una forma digerible.

A pesar de que la película tarda un poco en encender los motores (para aquellos que esperan la siguiente de J.J. Abrams nunca lo hace), aun así creo que debieron de haber invertido más tiempo en darnos a conocer la Tierra en la que la película se enmarca, ya que tiende a ser confuso cuan similar y cuan distinta es esa Tierra a la nuestra (no lo sé, a lo mejor así lo idearon los autores para hacer llegar el punto de manera más aterradora). Una vez que la historia nos lleva al espacio, la película es un excelente viaje. Es increíble cuanto Matthew McCaughnaley ha evolucionado como actor, acá entregandonos otra sólida actuación para sumar a esta etapa de su carrera. El resto del reparto es tan bueno como podríamos esperar de Michael Caine, Jessica Chastain y Anne Hathway; incluso la niña quien hace el papel de Murphy da una buena actuación.

Realmente creo que Interstellar no es una película para cualquier persona (algunos se levantaron y abandonaron la sala a media película), pero seguramente la puedo recomendar a cualquiera remotamente interesado en la ciencia. Puede que no todo sea científicamente exacto, al fin y al cabo es ficción; basta de tratarlo como si fuera un documental de History Channel o de Discovery (ya que incluso Nolan tiene más credibilidad en estos días). No tenemos que comprender todas las fuerzas del universo para vivir cada día de nuestras vidas, pero es sano tener esa curiosidad que nos mantiene viendo hacia el cielo y cuestionándonos que hay más allá.